Lo Último

VOLVER A PORTADA

VOLVER A PORTADA
ATRÁS

Translate

Comparte este post con tus amigos

LECTURAS Nº 1



CUESTIONES ROMANAS
PLUTARCO
Edición de Manuel-Antonio Marcos Casquero
Ed. Akal/Clásica
Traducción y exégesis: M.A. Marcos Casquero
Madrid, 1992
484páginas


Proponemos para esta semana un librito en edición de bolsillo, que, como su nombre indica, se puede llevar a cualquier parte. Si tienes que esperar en la peluquería, en el médico o en cualquier oficina el tiempo se hará mucho más corto leyendo las curiosidades sobre la vida de los romanos que nos cuenta Plutarco con su gracia especial: 
"¿Por qué [los romanos] colocan el comienzo del día a partir de la media noche?
¿Por qué no permiten que la recién casada franquee por sí misma el umbral de su casa, sino que la introducen en volandas los invitados a la boda?
¿Por qué  en los idus de enero se permite a los flautistas recorrer la ciudad vestidos con ropas propias de mujeres?"


Plutarco era un griego de Queronea, una población cercana a Delfos, que vivió en la segunda mitad del s. I y principios del s. II, cuando Grecia se encuentra en franca decadencia por diversas causas y como resultado de la política de Roma. No obstante, Plutarco amó a su patria y ocupó diversos cargos en su ciudad natal y  en la cercana Delfos de la que llegó a ser sacerdote permanente del santuario de Apolo. Fue un gran viajero: visitó Alejandría, Asia Menor, Atenas, Delos y otras ciudades griegas, relacionándose  siempre con personalidades cultas afines a la filosofía platónica, pero, tal vez, Roma tuvo para él un significado especial. Se sabe que la visitó al menos en tres ocasiones y que mantuvo buenas relaciones con algunas personas importantes hasta el punto de que consiguieron para él la ciudadanía romana.
Sin embargo, Plutarco, mantuvo cierta distancia con las gentes romanas en general. Podría pensarse que, aunque admiraba la gloria de los tiempos pasados de Roma, consideraba a sus ciudadanos demasiado rudos para una mentalidad griega, y de hecho sus amistades estaban dentro de los círculos griegos que existían en la capital.
El interés de esta pequeña obra, que se ha publicado muy poco, reside en la curiosidad innata de su autor que nos revela hechos tan cotidianos para un romano que nunca se le ocurriría ponerlos por escrito.
Las explicaciones que aporta Plutarco a sus preguntas son jocosas o de excaso interés científico, todo hay que decirlo, pero incitan al lector a buscar las respuestas por su cuenta, cosa que ha hecho el traductor y editor de este libro el catedrático Marcos Casquero.
Como él mismo dice, las notas eran tan amplias que se convirtieron en una exégesis, la cual triplica la obra de Plutarco. Aquí radica el verdadero valor de este libro desde el punto de vista del estudioso de la antigüedad clásica. El señor Marcos Casquero nos ofrece un análisis serio, cotejando fuentes clásicas con autores modernos, pero no de una forma cerrada, sino dando la oportunidad de que el lector saque sus propias conclusiones.
Tanto las preguntas formuladas por Plutarco como las explicaciones de Marco Casquero te obligan a pensar: "es verdad, ¿por qué?" y sin darte cuenta te ves pasando páginas de libros para encontrar la mejor respuesta.
Es, por lo tanto, un libro que puedes leer sin orden, abrirlo por cualquier página, leer la pregunta de Plutarco y después buscar la explicación de Marcos Casquero, pero que no es adecuado para tenerlo en la mesilla de noche porque te puede desvelar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

MANUAL Nº 1

NOVELAS Nº 1